Muerte súbita cardíaca en el deporte

Muerte súbita cardíaca en el deporte

by Ocio

El ejercicio físico es una recomendación establecida para prevenir y tratar los principales factores de riesgo cardiovascular variables. El deporte es bueno para tu salud general y está reconocido científicamente para el tratamiento y control de los principales factores de riesgo cardiovascular –hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, diabetes y tabaquismo-. Con la mejora de estos factores de riesgo cardiovascular se reduce la incidencia de muerte en un 50% cuando pasamos de los 50 años. Desde revista Saludhable queremos resolver todas tus dudas sobre la muerte súbita y contarte cómo podemos prevenirla.

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita deportiva es un paro cardíaco repentino e inesperado que se da por causas naturales durante el ejercicio físico o en la hora inmediatamente posterior. Y si se produce en ausencia de testigos, cuando el fallecido ha sido visto en buenas condiciones menos de 24 h antes de hallarlo muerto. No obstante es infrecuente, por lo que no debemos plantearnos dejar el deporte por miedo a que pueda llegar a ocurrir.

¿Cuáles son sus causas?

Los casos más frecuentes en los menores de 35 años se producen por enfermedades hereditarias o cardiomiopatías –enfermedades del músculo cardíaco-. En contraste, la enfermedad del corazón isquémica –resultado de la exposición a los factores de riesgo y la ateroscleosis coronaria- así como la poca adaptación cardíaca al ejercicio, son las mayores causas permanentes en los más adultos.

De hecho, en los mayores de 35 años, la gran mayoría fallecen de enfermedad coronaria aterosclerosa –infarto de miocardio- más frecuente cuando mayor es la edad. La causa última es una arritmia letal llamada Fribilación Ventricular, un trastorno del ritmo cardíaco que presenta un ritmo ventricular rápido, irregular, de morfología caótica y que lleva a la pérdida total de la contracción cardíaca y por tanto a la muerte del paciente.

¿Se puede prevenir?

Sí. La muerte súbita es silenciosa y asintomática, pero es recomendable realizar revisiones para una detección temprana de los desordenes. El protocolo básico que recomendamos es realizarse una historia clínica completa en busca de antecedentes familiares de muertes súbitas prematuras y exploración física. Y por último, realizar un electrocardiograma en reposo, que aporta información relevante que ayuda a seguir investigando hasta llegar a un diagnóstico.

Además, desde la revista Saludhable de la Clínica Vistahermosa Grupo HLA queremos concienciar a todos los atletas de que el deporte es beneficioso y saludable siempre y cuando se practique de manera progresiva y esté adaptado a nuestra condición física.

You may also like

Leave a Comment