Una mamá sana es una mamá feliz

Una mamá sana es una mamá feliz

by Ocio

No hay mejor regalo que la salud, y en el post de hoy acercamos a todas las madres la importancia de cuidar su propio bienestar a pesar de las responsabilidades diarias con las que se enfrentan.

Ser madre es el trabajo más gratificante, pero también agotador -sobre todo si eres primeriza-. Para toda mujer es el regalo más bonito y deben aprender a disfrutarlo. En ocasiones la sobrecarga con el trabajo, la familia y las preocupaciones del día a día te lo impiden. Así que aprovecha el tiempo, cuida de ti y de los tuyos para que cuando eches la vista atrás, recuerdes todos esos momentos llenos de energía, diversión y felicidad.

Cuida tu alimentación

Por norma general, debemos hacer tres comidas al día, pero son muy recomendables los refrigerios entre las comidas principales. Tomar algo a media mañana y para merendar, mantiene tu metabolismo, así que no hay que escatimar en comida -recurre a alimentos saludables como la fruta, los cereales y los frutos secos-. Además, el desayuno es imprescindible. Y aunque salgas de casa deprisa y corriendo, debe convertirse en un momento en familia, en el que os sentéis todos en la mesa y cojáis fuerza para superar el día.

Mantente hidratada

Además de comer alimentos saludables, debes beber agua constantemente. Para evitar la deshidratación debes beber incluso antes de sentir que tienes sed. Así evitarás dolores de cabeza, fatiga y falta de energía. A su vez eliminarás las impurezas de tu cuerpo.

Ejercita tu cuerpo

Seamos madres o no, nuestro cuerpo necesita ejercitarse cada día. Aunque al final de la jornada estés completamente agotada, es importante que consigas 2o o 30 minutos de ejercicio diario y nos marquemos unos objetivos. Hoy en día existen actividades preparadas para realizar con nuestros pequeños, así que no hay excusa. Además, hay estudios que manifiestan que el ejercicio regular es mejor que una siesta para reponer los niveles de energía.

Asegúrate tiempo para ti

La mayoría de las madres sitúan su bienestar en el último escalón. Pero es importante que busques tiempo para ti y encuentres momentos de relajación. Al final cuando estás física y mentalmente en buen estado es cuando puedes dar lo mejor de ti a tu familia.

Pide ayuda

No puedes hacerlo todo por tu cuenta y no hay nada malo en pedir ayuda. Involucra a tu pareja, familiares, amigos o personas de confianza. Aléjate del mito de la superwoman perfecta. No debes obsesionarte con hacerlo siempre todo, hay un momento para cada cosa y debemos saber priorizar y delegar tareas.

Y no te olvides… ¡el día 6 de mayo es todo tuyo!

Disfrútalo en familia y recibe una enorme dosis de besos y mucho amor.

You may also like

Leave a Comment