Mi bebé ya ha nacido ¿Y ahora qué?

El Equipo de Cuidados Materno-Infantil de la Clínica Vistahermosa ha establecido un Plan de ayuda y asesoramiento para superar la fase del puerperio.

Con gran sentido del humor, muchos padres y madres primerizos transmiten sus dudas e inquietudes a los responsables sanitarios nada más nacer sus hijos. Tras el parto, comienzan unos días estresantes en los que un sinfín de imprevistos y de tareas puede crear estrés y nervios, tales como las pruebas metabólicas del bebé, los trámites burocráticos a la hora de registrar al niño, los controles del puerperio, organizar el ambiente familiar para la llegada del niño,  etc.

Consciente de esta situación y de los problemas que acarrea, el Equipo de Cuidados Materno-Infantil de la Clínica Vistahermosa ha establecido un Plan de ayuda y asesoramiento para ayudar, en la medida de lo posible, a superar esta fase del puerperio aportando información, consejos y recomendaciones. Ya son más de 1000 familias las que se han beneficiado de ello.

El equipo, compuesto por Enfermera, Auxiliar de enfermería y Matrona, se encarga de acompañar a todas las madres en los días posteriores al parto, tanto durante el ingreso hospitalario como tras el alta, gracias a las consultas organizadas.

La tarea comienza el primer día de vida del bebé. La auxiliar de cuidados materno-infantiles llega a la habitación para bañar al bebé mientras explica todo el proceso: cambiar el pañal, curar el cordón umbilical, etc. De esta forma los nuevos padres aprenden, cogen confianza y se sienten seguros. Cuando ya han aprendido pasan a hacerlo ellos mismos.

Más tarde, y siempre respetando las horas de descanso, la enfermera de cuidados materno infantiles pasa por la habitación y explica aspectos fundamentales de los cuidados del bebé como los masajes, signos de alarma, prevención de la ictericia, cuidados de la piel, etc. Y ahonda en aspectos normativos sobre la realización de las pruebas metabólicas, inscripción en el registro civil, las vacunas y un largo listado de tareas que por sí solos los padres no tienen obligación de saber.

Las matronas, por su parte, prestan especial importancia a la instauración de la lactancia materna: se aseguran de que haya calostro, que el bebé come lo que debe, revisan la toma al pecho para comprobar la posición, el agarre y la succión. Si es necesario, se pone en práctica el “plan de lactancia personalizado” que consiste en una serie de pautas claras y concretas para lograr que la lactancia tenga éxito.

Al 4º ó 5º día de nacer el bebé, los padres tienen una cita con el equipo de cuidados para la revisión de la madre y del bebé. Se aprovecha la ocasión para, mediante los controles necesarios, comprobar el estado de salud tanto de la madre como del bebé y se ofrecen soluciones a las dificultades que hayan surgido al llegar a casa. Se ofrece a los padres, para su tranquilidad, la posibilidad de convocar de forma gratuita, las citas necesarias que les sirvan de apoyo hasta que consideren que ya no necesitan ayuda profesional.

Ningún libro de instrucciones sirve para todos los recién nacidos. El equipo de Cuidados Materno Infantil redacta uno cada día para cada bebé junto a las familias.

Author: jorge

Share This Post On