Cómo estimular a tu bebé

La estimulación temprana o atención temprana infantil se basa, sobre todo en la repetición. Del mismo modo que se aprende a decir mamá o papá, repitiendo una y otra vez, se puede también aprender a leer, e incluso desarrollar aspectos sensoriales y sociales. La repetición sistemática y secuencial de estímulos o ejercicios, y de actividades con base científica, refuerzan las áreas neuronales de los bebés. Durante la estimulación, no solo se potencia adecuadamente el desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional, sino que también se amplía el desarrollo individual, las capacidades, la predisposición y el ritmo.

Cada niño es único y diferente, y los padres lo deben tener muy en cuenta a la hora de estimularle. Jamás se debe forzar al niño a que haga alguna actividad para la que no esté preparado o estimulado. Cada fase tiene su momento y no lo debemos forzar. Un ejemplo de ello son los meses en los que se supone que un bebe debe poder sentarse, gatear o caminar. Resulta que los tiempos son orientativos y no se debe perder la calma si el bebé tarda más o menos en hacerlo. Éste debe sentirse libre y motivado para mantener siempre una buena autoestima durante todo el proceso de aprendizaje. Los padres deben respetar su desarrollo individual, evitando comparaciones y presiones sobre el pequeño.

Antes de empezar con la estimulación es importante conocer las etapas de desarrollo de un bebé para conocer los momentos óptimos para los estímulos y las actividades adecuadas a su edad y capacidades. Las podemos encontrar en la cartilla de salud infantil de cada uno.

La estimulación comienza con actividades de contacto. Se reforzará el vínculo emocional y afectivo, a través de masajes y estímulos sensoriales entre padres e hijo. A partir de ahí se dará inicio a las actividades de motricidad gruesa, fina, de concentración y de lenguaje. El juego es una efectiva herramienta de estimulación para los bebés. La estimulación debe provocar , a través de experiencias y habilidades, la motivación en los niños. Niños motivados son niños felices. Si los padres optan por la estimulación temprana, deben tener claro que esta decisión les exigirá una cierta dedicación al día. Muchos padres opinan que es muy efectiva y provechosa, por lo menos en lo que se refiere al tiempo que comparten con sus hijos.

Consejos de estimulación temprana de los bebés para los padres

  1. Respetar el tiempo de desarrollo y respuesta del pequeño. Elegir un momento tranquilo para jugar.
  2. Elegir objetos agradables al tacto, al oído, al paladar, y que sean seguros.
  3. Los juegos deben ir acompañados de canciones, palabras y sonrisas.
  4. El juego debe ser algo placentero, para ambos.
  5. Aprovechar el momento del baño para dar un masaje. Este favorece la relajación y enseña a familiarizarse con el propio cuerpo.
  6. Escuchar música mientras se utiliza el coche o se está en casa favorece el aprendizaje
  7. Enseña libros. Si es un bebé, hay libros de tela, de plástico, con colores y distintas texturas.
  8. Contar cuentos antes de dormir relaja, induce al sueño e introduce en la lectura.

 

Dña. Mª Victoria Ballenilla
Fisioterapeuta
Lledó Fisioterapia Especializada Clínica Vistahermosa

Author: Revista Saludhable

Share This Post On