¿Por qué ocurre la displasia de cadera en los bebés?

La displasia de cadera en bebés es una malformación congénita que presentan algunos recién nacidos. Se debe al desarrollo anormal de la articulación que une la cabeza del fémur con el hueso de la pelvis del bebé. Y al no encajar correctamente, puede dar lugar a la cojera a largo plazo si no hay un diagnóstico temprano. Pues es esencial para iniciar el tratamiento, que soluciona la mayor parte de los casos. Hoy en Revista Saludhable te contamos todo lo que debes saber sobre esta malformación.

¿Por qué ocurre la displasia de cadera en los bebés?

La cadera es una de las grandes articulaciones del cuerpo humano, ya que permite la movilidad correcta de los miembros inferiores respecto al tronco, y por tanto, es responsable de que podamos caminar y correr con normalidad. Esta articulación consta de dos huesos: la cabeza del fémur y el acetábulo de la pelvis, que con su forma ahuecada y convexa la recubre como una cueva para que pueda girar en todas las direcciones.

Para que esta articulación funcione correctamente existen varios ligamentos y grupos musculares que mantienen la cabeza dentro del acetábulo. Cuando por algún motivo la cabeza se queda parcual o totalmente fuera del acetábulo y no puede moverse adecuadamente se produce la displasia de cadera. Antes se conocía a esta entidad como “luxación congénita de cadera”, pero actualmente el término luxación se emplea únicamente cuando toda la cabeza del fémur está fuera de la cadera, lo cual afortunadamente no ocurre en todos los casos.

¿Por qué ocurre la displasia de cadera en los bebés?

Afecta aproximadamente a tres de cada 1.000 niños, siendo más frecuente en el sexo femenino. Además, hay cierto componente hereditario, y se presenta con mayor frecuencia en la cadera izquierda.

Por qué se produce la displasia de cadera

Las causas por las que se produce la displasia de cadera en los bebés no están del todo claras, aunque sí se ha demostrado que hay unos factores de riesgo con los que se relaciona con más frecuencia:

  • Presentación de nalgas: la postura de nalgas durante el embarazo favorece que la cabeza del fémur se mantenga fuera del acetábulo de la pelvis. Por eso es frecuente que los bebés que nacen de nalgas tengan las piernas abiertas, como si fueran una pequeña rana.
  • Ser del sexo femenino conlleva una mayor laxitud en los ligamentos que mantienen fija la articulación.
  • Primer embarazo, debido al aumento de presión uterina.
  • Embarazos múltiples
  • Niveles bajos de líquido amniótico
  • Fetos grandes para la edad gestacional, cuando están por encima de los 4.000g de peso al nacimiento.
  • Hipertensión arterial materna

 

Author: Revista Saludhable

Share This Post On