Un bonito “ritual” para hacer en familia

La última noche del año está a la vuelta de la esquina. Cerramos un año más y como siempre, nos gusta repasar cómo han ido estos últimos 365 días pasados que ya forman parte de nuestras vidas. Seguro que hemos reído y llorado, que nos han dado malas y buenas noticias, pero sobre todo que hemos aprendido muchísimo, y en eso consiste vivir ¿no?. Pues bien, en esta ocasión queremos compartir con vosotros una tradición que reúne precisamente eso: tus vivencias más destacables del año. Se puede compartir en familia y sólo necesitas un papel y un lápiz para llevarla a cabo. Es ‘el ritual de las dos listas’. ¿Quieres saber en qué consiste?

Se puede hacer como a tí más te guste pero nosotros te proponemos que te sientes cómodamente en la mesa junto a tu familia. Es un momento para compartir con la gente que más quieres y con quienes más cosas compartes en tu día a día, así que tomaros vuestro tiempo y sobre todo disfrutarlo.

Coged lápiz y papel y que comience el ritual:

Lista 1: El objetivo de esta lista es eliminar las cosas negativas del año que ha finalizado. En ella debes escribir todo lo que no te ha gustado del 2017: preocupaciones, miedos, disgustos… En definitiva, todas esas cosas que consideres que deben salir de tu vida de ahora en adelante. Cuando la hayas terminado… ¡A quemarla!. Y si puede ser con una velita, mejor.

Conforme el papel se vaya desintegrando también comenzarán a deshacerse todas esas palabras que habías escrito en él. Puedes tomarte esto, de manera metafórica, como una forma de hacer desaparecer todo lo que ha ocurrido durante el año y que no quieres que se vuelva a repetir.

Lista 2: Esta te servirá durante todo el año que vamos a comenzar. Puedes optar por escribir los clásicos propósitos para el 2018 y tenerlos presentes durante todo el año que se acerca. Pero además, te proponemos una alternativa distinta que a nosotros nos encanta y nos ha dado muy buenos resultados. Se trata de escribir cada día (sí, esto te va a llevar todo el 2018, aunque vale la pena), algo positivo que te haya ocurrido. Para ello, puedes utilizar cualquier bote de cristal que tengas por casa, limpiarlo bien y decorarlo a tu gusto. Lo ideal es colocar el bote en algún lugar de la casa que sea frecuentado por todos los miembos de la familia, creemos que la cocina es el sitio idóneo para esto porque cada día se hace uso de ella.

Recordad que es una propuesta para llevar a cabo en familia y por ese motivo todos deben participar. Cada uno irá introduciendo en el bote un papelito con algo positivo que le haya ocurrido. Y cuando llegue la próxima nochevieja… ¡comenzará el ritual!.

El ritual consiste, como os imaginaréis, en abrir ese bote e ir leyendo en voz alta todos los papelitos que se hayan depositado a lo largo del año. Seguro que esto dará os dará pie a rememorar los momentos más entrañables que os han sucedido en los últimos 365 días. Y una vez terminen las campanadas y os felicitéis el año nuevo ya podréis volver a empezar a llenar vuestro bote otra vez. Esperamos que el primer papelito que metáis en ese bote contenga el bonito recuerdo de este ritual junto a los vuestros.

En Revista Saludhable pensamos que pasar la última noche del año quemando aquello que nos parece negativo y dándole protagonismo a los momentos más bonitos que hemos tenido la suerte de vivir es una buena forma para valorar todo lo que tenemos y darnos cuenta de que la vida está llena de momentos maravillosos. ¡Feliz nochevieja y próspero año nuevo!

Author: Revista Saludhable

Share This Post On