¿Conoces el Síndrome del Intestino Irritable?

¿Conoces el Síndrome del Intestino Irritable?

¿Qué es?

El Síndrome del Intestino Irritable -más conocido como colon irritable- es un trastorno gastrointestinal funcional. El grupo de síntomas que describe esta enfermedad afectan directamente al intestino grueso; los principales suelen ser dolor o molestia abdominal y cambios en el hábito intestinal, alterando períodos de estreñimiento y/o diarrea. Aunque no se demuestra una alteración en la morfología o en el metabolismo intestinales, ni causas infecciosas que lo justifiquen.

El SII es una afección común que ocurre con más frecuencia en las mujeres y, además, es la segunda causa de absentismo laboral tras el resfriado común. Entre un 10-20% de la población experimenta a lo largo de su vida síntomas de SII, aunque solo un 15% de ellos solicitan valoración médica.

Existen numerosos tratamientos y terapias disponibles para aliviar los síntomas del SII aunque ninguno de estos métodos consigue la curación. La naturaleza crónica del SII y el reto que supone el control de los síntomas pueden llegar a frustar tanto a los pacientes como a los médicos que los tratan.

¿Qué causa el Síndrome del Intestino Irritable?

A día de hoy no se conoce con precisión exacta su causa, ni existen pruebas que puedan diagnosticarlo. Los problemas de salud que son conocidos por causar o empeorar el SII incluyen:

  • Una falla en la forma en la que el cerebro envía señales a los intestinos.
  • Dificultad para procesar los alimentos a través del tracto gastrointestinal (un procesamiento demasiado lento puede causar estreñimiento y demasiado rápido puede causar diarrea).
  • Músculos gastrointestinales que provocan espasmos, se contraen o son sensibles.
  • Una infección en el tracto gastrointestinal.
  • Un aumento o cambio en las bacterias del intestino delgado.
  • Cambios en los niveles de hormonas o sustancias químicas del cuerpo que transmiten las señales nerviosas.
  • Reacciones a ciertos alimentos o bebidas que son difíciles de digerir, como las cosas con alto contenido de ácidos, azúcar, grasas e hidratos de carbono.
  • Problemas de salud mental, tales como trastornos de depresión, ansiedad o pánico.
  • Estrés extremo.

Muchos investigadores creen que el Síndrome del Intestino Irritable está causado por un incremento de la sensibilidad visceral a sensaciones normales. Esta teoría propone que los nervios que inervan el intestino poseen una hiperactividad en los pacientes con SII, por lo que cantidades normales de gas o movimiento intestinales son percibidos como excesivos y dolorosos. Algunos pacientes con SII severo mejoran con tratamientos que disminuyen la percepción del dolor en el intestino.

¿Conoces el Síndrome del Intestino Irritable?

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas comunes de Síndrome de Intestino Irritable incluyen:

  • Dolor abdominal y calambres (por lo general aparece y desaparece y el alivio se produce después de una deposición);
  • Hinchazón y gases;
  • Estreñimiento y/o diarrea;
  • Una repentina necesidad de tener una evacuación intestinal;
  • Una sensación constante de la necesidad de tener una evacuación intestinal, incluso si ya tuvo una;
  • Moco en las deposiciones.

Los síntomas del SII son diferentes para cada persona. Es posible que tenga algunos o todos los síntomas mencionados anteriormente. La mayoría de las personas tienen síntomas leves, pero algunos síntomas pueden ser lo suficientemente graves como para afectar su vida diaria.

Tratamiento para el Síndrome del Intestino Irritable:

No hay cura para el SII. Por lo que la mejor manera de tratarlo es hacer cambios de estilo de vida y probar varios tratamientos para ver cuáles funcionan mejor a cada persona. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Cambios alimenticios. La digestión puede mejorar cuando consume comidas más pequeñas durante el día.
  • Cambios nutricionales. Las personas que sufren de estreñimiento pueden beneficiarse de un aumento en el consumo de fibras. Esto puede suavizar las deposiciones y hacer que sea más fácil tener una evacuación intestinal. Aumente la ingesta de fibras de a poco.
  • Una dieta baja en alimentos conocidos por causar problemas gastrointestinales. Con esta dieta, puede optar por limitar o eliminar la ingesta de ciertos carbohidratos. Esto incluye la mayoría de las frutas, verduras, legumbres y lácteos. Estos tipos de alimentos son difíciles de digerir y pueden crear bacterias. Producen gases adicionales, causando hinchazón y calambres.
  • Diario de comidas. Usted puede notar que ciertos alimentos y bebidas empeoran su SII. Lleve un diario de lo que consume. Esto puede ayudar a encontrar un patrón para que pueda hacer cambios en el futuro.
  • Los medicamentos variarán en función de su tipo de SII. Ciertos medicamentos, como el Imodium, pueden reducir la diarrea. Los suplementos de fibras y laxantes ayudan a aliviar el estreñimiento. La lubiprostona y la linaclotida también pueden ayudar a las personas con SII-C. Pueden aliviar el dolor e incluso equilibrar las deposiciones. Los antibióticos pueden tratar las infecciones bacterianas o el crecimiento excesivo.
  • Probióticos. Los suplementos probióticos tienen buenas bacterias que pueden limpiar y mejorar su tracto GI.
  • Manejo del dolor. Medicamentos naturales, tales como el aceite de menta, pueden ayudar a calmar los síntomas. Otros remedios incluyen el uso de una almohadilla caliente o un baño caliente.
  • Manejo del estrés. La reducción de los niveles de estrés puede mejorar el SII. Duerma lo suficiente y realice ejercicio de manera regular. Su médico puede sugerir otras maneras de lidiar con el estrés, como la meditación o la terapia.

¡Esto y mucho más en Revista Saludhable!

 

 

 

Author: Revista Saludhable

Share This Post On