Todo lo que necesitas saber para prevenir la hernia de hiato

La hernia de hiato es una dolencia muy desconocida para muchos que está presente en gran parte de la sociedad. Es por ello que en el post de hoy desde Revista Saludhable vamos a dar luz a un problema mucho más común de lo que pueda parecer. Se estima que hasta un 20% de la población puede sufrir hernia de hiato. Aunque la gran mayoría no experimentará síntomas, el resto pueden notar ardor, dolor de pecho, o dificultad para tragar. Lo mejor es aprender a prevenirla.

¿Qué es una hernia de hiato?

Una hernia de hiato o hiatal se produce cuando la zona superior del estómago sobresale a través de una abertura existente en el diafragma, llamada hiato. Esta abertura es el orificio por donde penetra el esófago para convertirse en estómago. Aunque hay varios tipos, la más frecuente es la hernia por deslizamiento -entre el 90% y el 95% de los casos-, en la que se produce un deslizamiento a través del hiato tanto de la unión gastroesofágica como de la parte superior del estómago. Otros tipos menos frecuentes son las hernias paraesofágicas, en las que la unión gastroesofágica se mantiene en su posición natural, mientras que las zonas superiores del estómago se desplazan hacia el tórax, situándose a un lado del esófago.

La hernia de hiato puede afectar a personas de cualquier edad, por un defecto congénito del propio hiato, por ejemplo. Pero la frecuencia de aparición de este trastorno se incrementa a partir de los 50 años de edad, especialmente en ancianos. Es una patología muy frecuente, pero como no siempre produce síntomas, su prevalencia no es exacta, variando mucho según la población. Se calcula que un 20% de la población puede padecer hernia de hiato, aunque la mayoría no presente síntomas. Cuando los síntomas se manifiestan, los más comunes son ardor de estómago, dificultad a la hora de tragar alimentos o dolor torácico.

Cómo prevenir y tratar la hernia de hiato ¿Cuáles son las causas de la hernia de hiato?  

La causa de la mayoría de hernias hiatales son desconocidas. En niños, aunque no suele ser muy común su aparición, se debe a causas hereditarias. Normalmente suele estar acompañada de reflujo gastroesofágico. En personas adultas existen varios factores que pueden ser detonantes de la hernia. Entre ellos destacan:

  • El envejecimiento del músculo diafragmático: con la edad, se produce un debilitamiento muscular que puede facilitar la aparición de la hernia. Es por ello que la mayoría de personas que la sufren son mayores de 50 años.
  • Tabaquismo: en muchos casos el consumo de tabaco parece estar relacionado con la enfermedad.
  • Obesidad: un exceso de grasa corporal causa una presión excesiva en los órganos situados en el abdomen; esta presión puede originar el paso del estómago a través del hiato.
  • Estreñimiento: Al realizar esfuerzo continuo a la hora de defecar, también se somete al estómago a una presión excesiva, que puede dar lugar a la hernia de hiato.

Reflujo gastroesofágico y hernia de hiato

El reflujo gastroesofágico suele ser una consecuencia de la hernia de hiato. No obstante, llegados a este punto debemos remarcar que hernia de hiato y reflujo gastroesofágico no son sinónimos, ya que este último puede aparecer sin que exista la hernia. Personas con obesidad, esclerodermia o mujeres embarazadas entre otros, pueden padecer reflujo gastroesofágico.

Se produce cuando el contenido gástrico pasa al esófago desde el estómago. Este contenido tiene un pH ácido, por lo que con el tiempo, puede llegar a erosionar el epitelio del esófago, dando lugar al conocido como esófago de Barret que son células anormales en el epitelio interno del esófago, en los casos más graves, puede llegar a desembocar en un cáncer de esófago-.

Cómo prevenir y tratar la hernia de hiato

Dieta para tratar la hernia de hiato

Es importante tratar con un dietista –nutricionista para que te asesore y haga una pauta nutricional adecuada a su caso. La obesidad es una de las causas de la hernia hiatal, por lo tanto, una dieta personalizada te ayudará no solo a mejorar los síntomas, sino a conseguir adelgazar hasta llegar a tu peso óptimo y saludable.

  • Como hemos dicho anteriormente, bajar de peso en caso de estar en situación de sobrepeso.
  • Comer cada 2-3 horas. No saltarse comidas y tratar de respetar las cinco comidas diarias recomendadas. De esta manera realizaremos ingestas menos copiosas que facilitarán la digestión. Además tener el estómago vacío durante demasiadas horas provoca que el ácido clorhídrico que éste fabrica puede subir más fácilmente hace el esófago.
  • Tratar de acostarse entre dos y tres horas después de haber comido para no facilitar el reflujo.
  • Tratar de evitar los alimentos fritos y fomentar las cocciones suaves como, hervido, al horno, al vapor, al microondas o el papillote. 

Alimentos que debes evitar 

  • Evitar alimentos grasos, ya que ralentizan la digestión y favorecen el reflujo. Nata, manteca, tocino, embutidos y quesos curados son algunos de los alimentos a evitar por su exceso de grasa.
  • Tratar de menguar el consumo alimentos que produzcan gases como la col, la coliflor, el brócoli, las alcachofas, los guisantes, los garbanzos, las habas, las lentejas y los integrales.
  • Eliminar el consumo de bebidas alcohólicas y la cafeína, ya que aumentan la secreción de ácidos gástricos en el estómago e irritan la mucosa.
  • Evitar comidas picantes o muy especiadas.
  • Reducir la ingesta de frutas cítricas.

 Alimentos aconsejados 

  • Consumir leche y productos lácteos desnatados.
  • Fomentar el consumo de pescado blanco por encima del que carne. Es bajo en grasa y de fácil digestión.
  • Carnes magras, es decir, con poca cantidad de grasa. Como el conejo, el pavo, el pollo y el solomillo de cerdo.
  • Añadir diariamente verduras y hortalizas a tu dieta. Como hemos dicho anteriormente, vigilar con aquellas que causen flatulencias.
  • Ingerir fruta madura y si puede ser hervida o al horno para reducir su acidez.
  • Queso fresco bajo en grasa que nos ayude a llegar a la cantidad de lácteos diaria recomendada.

Dieta personalizada para cada caso 

Las pautas anteriormente expuestas son generales y como hemos comentado anteriormente, la dieta debe adaptarse a cada persona ya que además de hernia de hiato, podría existir alguna alergia o intolerancia que impida el consumo de algunos alimentos. Además, para que una dieta tenga éxito, debe adaptarse a los gustos de cada persona y nunca puede establecerse de manera general.

Author: Revista Saludhable

Share This Post On