Llegan las alergias estacionales

Llegan las alergias estacionales

by Ocio

Acaba de entrar la primavera. Las personas con alergia saben muy bien lo que esto significa: estornudos, picor de nariz y de garganta, congestión nasal, secreción nasal acuosa y tos, entre otros. Estos son los síntomas que si aparecen siempre en la misma época nos indican que padecemos una alergia ESTACIONAL.

Las alergias, también llamadas reacciones de hipersensibilidad, son respuestas exageradas del sistema inmunológico (las defensas de nuestro organismo) al entrar en contacto con determinadas sustancias, llamadas alérgenos. Su aparición se recrudece en primavera, porque uno de los grupos de alérgenos más frecuentes son los pólenes, unas células reproductoras de las plantas que proliferan durante esta estación. Otros agentes alérgenos son los hongos ambientales, los ácaros de polvo y los epitelios de algunos animales, como los perros, gatos, caballos y roedores. También pueden generar reacciones alérgicas determinados alimentos o fármacos y la picadura de insectos como abejas o avispas.

La alergia estacional, a veces denominada “fiebre del heno” o “rinitis alérgica estacional”, cursa con síntomas alérgicos que ocurren durante ciertas épocas del año, generalmente cuando el moho del exterior libera sus esporas y las plantas (árboles, arbustos y hierbas) liberan diminutas partículas de polen al aire para fecundar otras plantas.

Si desarrollas un “catarro” cada año en la misma época, es bastante probable que se trate de una alergia estacional. Los síntomas de la alergia, que suelen aparecer de repente y durar mientras la persona se sigue exponiendo a su alérgeno en particular, abarcan los siguientes:

  • estornudos
  • picor de nariz y/o de garganta
  • congestión nasal
  • secreción nasal acuosa
  • tos

Estos síntomas suelen ir acompañados de picor ocular y de ojos llorosos y/o enrojecidos, lo que recibe el nombre de conjuntivitis alérgica. Si además, también presenta resuello, respiración sibilante y sensación de ahogo, es posible que su alergia se haya acabado convirtiendo en asma.

Las alergias estacionales se pueden iniciar prácticamente en cualquier momento de la vida de una persona, aunque se suelen desarrollar cuando la persona tiene unos 10 años. Suelen alcanzar su máxima expresión a principios de la segunda década de la vida y los síntomas alérgicos suelen desaparecer en etapas posteriores de la vida adulta.

Para determinar la causa de la alergia, los alergólogos suelen solicitar uno de los siguientes tipos de pruebas cutáneas:

  • Se deja caer sobre la piel una gota del alérgeno en forma de líquido purificado y se pincha suavemente esa área de la piel con un pequeño dispositivo de punción.
  • Se inyecta una pequeña cantidad del alérgeno bajo la piel. Esta prueba escuece un poco pero no se puede considerar muy dolorosa. Trascurridos unos quince minutos, si aparece un bultito rodeado de un área rojiza (como si se tratara de una picadura de mosquito) en el lugar de la inyección, el resultado de la prueba es positivo.

No existe ninguna cura definitiva de la alergia estacional, pero es posible aliviar su sintomatología. Hay que empezar reduciendo o eliminando la exposición a los alérgenos. Durante la estación en que se produce este tipo de alergias, se deben mantener las ventanas cerradas, utilizar el aire acondicionado a ser posible y quedarse en interiores cuando la concentración de polen sea alta.

Si la reducción de la exposición al alérgeno es imposible o resulta ineficaz, hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas alérgicos. Entre ellos, se incluyen los descongestivos, los antihistamínicos y los espráis nasales que contienen corticoides.

You may also like

Leave a Comment