La enfermedad de manos, pies y boca en los más pequeños

¿Alguna vez has oído hablar de la enfermedad de manos, pies y boca? Es una infección viral que ocurre más frecuentemente en niños menores de 10 años –aunque no se descarta la posibilidad de que la puedan contraer adultos y niños a otras edades-. ¿Por qué crees que tiene este nombre? Pues se llama así por la aparición de pequeñas ampollas rojas y dolorosas en la boca, pies y manos durante la enfermedad. Suele empezar en la garganta aunque también se puede propagar a otras partes del organismo, como el área del pañal o manos. En el post de hoy te acercamos los síntomas más frecuentes y principales medidas de prevención que te servirán de ayuda para evitar el contagio.

La enfermedad de manos, pies y boca en los más pequeños

SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES

Los principales síntomas de esta enfermedad son:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de garganta
  • Sensación de malestar
  • Ampollas dolorosas en la boca, que normalmente comienzan como puntitos rojos planos.
  • Un sarpullido de puntitos rojos planos que pueden convertirse en ampollas en la palma de las manos y la planta de los pies y, a veces, en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital.

Estos síntomas generalmente aparecen por etapas, no todos juntos. Suelen disminuir en una semana o diez días más o menos y, si no hay complicaciones, no es necesario seguir un tratamiento médico. Además, no todas las personas tendrán todos. Algunas quizá no tengan ninguno; sin embargo, todavía pueden transmitir el virus a otras. Es importante prestar especial atención al cuidado de los más pequeños, ¡se pueden deshidratar por el dolor que les ocasiona ingerir líquidos y comida!

 

La enfermedad de manos, pies y boca en los más pequeños

La enfermedad de manos, pies y boca en los más pequeños

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

No hay una vacuna que proteja a los niños y niñas contra la enfermedad de manos, pies y boca. Para evitar que tu hijo/a sea contagiado, recomendamos seguir una serie de medidas preventivas:

  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos, especialmente después de cambiar pañales, y enseña a tus hijos para que hagan lo mismo.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca si no te has lavado las manos.
  • Evita el contacto cercano, como dar besos y abrazos, o compartir vasos o cubiertos con las personas que tengan esta enfermedad.
  • Desinfecta las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia, como los juguetes y las manijas de las puertas, especialmente si hay alguien enfermo.
  • Las heces, la saliva, los mocos o el líquido de las ampollas son otras formas de contagio del virus. Así que, si crees que tu hijo/a puede estar contagiado, es mejor que no vaya al colegio ni esté cerca de otros niños.

Y… ¡Mucho ojo! la primera semana de enfermedad, es más fácil de contagiar.

 


Sobre HLA Grupo Hospitalario

El Grupo Hospitalario HLA está compuesto por 15 hospitales integrados con 30 centros médicos multiespecialidad y una red de unidades de referencia en tratamientos de última generación. 40 clínicas dentales, 9 unidades de reproducción asistida, 26 clínicas oftalmológicas dotadas de la más avanzada tecnología y 464 centros de análisis clínicos completan la estructura que HLA pone a disposición de sus pacientes. Con 1300 plazas de hospitalización HLA es un referente en la atención hospitalaria y ambulante. Más de 35 años de experiencia y presencia en seis países configuran un modelo de atención que basa su filosofía en el trato humano, la excelencia, el liderazgo, la responsabilidad y la especialización.

Author: Revista Saludhable

Share This Post On