Aprende cómo proteger del sol a tu bebé

¡Ojo papás, que ahora el sol pica más que nunca! Como ya sabéis, exponer a tu bebé al sol y sin protección es muy peligroso para su salud por las sensibles características de su piel –pues continúa en pleno proceso de maduración-. Y cada vez son más los casos de enfermedades relacionadas con la exposición a los rayos ultravioleta. A continuación, ofrecemos una guía de cuidados básicos para su piel.

Aprende cómo proteger del sol a tu bebe cuando llega el verano.

El sol es nuestra principal fuente de vitamina D, nos ayuda a absorber calcio para tener los huesos fuertes y sanos. Pero su exposición en exceso puede derivar en constantes problemas como quemaduras y ampollas, así como propiciar el desarrollo de algunos tipos de cáncer de piel y disminuir el sistema inmunológico.

Por estos motivos hay que tomar precauciones y tener especial cuidado incluso en épocas de invierno –siempre con mayor atención en el verano porque estamos más expuestos-. De hecho, los bebés menores de 6 meses no deben exponerse de ninguna manera a los rayos UV ya que su piel es muy fina e incapaz de producir melanina para protegerla.

¿Qué precauciones debemos tomar?

Evita el sol en el horario de riesgo

Entre las 10:00h y las 16:00h –horario en el que los rayos caen más perpendicularmente a la superficie terrestre- los bebés nunca deben ser expuestos al sol directo puesto que no tienen maduro su mecanismo de bronceado.

Usa ropa adecuada

Aprende cómo proteger del sol a tu bebe cuando llega el verano.

Elige prendas de fibras naturales transpirables y camisetas de manga. El color de la ropa también es importante porque los oscuros absorben más el calor, por lo que debes optar por los colores claros para las prendas de tu bebé. En lo posible vístelo también con un sombrero o gorrito de ala ancha y trata de acostumbrarlo a usar anteojos de sol con protección UV.

Los especialistas recomiendan no usar cremas protectoras antes de los 6 meses de vida. Una vez superada esta edad, lo ideal es usar siempre las mismas, colocarlas por lo menos 20 minutos antes de la exposición solar y repetir la aplicación cada hora y siempre después de cualquier baño. Cuanto más clara sea la piel del bebé, menos melanina tendrá para absorber rayos UV y protegerse contra los efectos nocivos del sol.

Protege la piel después de la exposición al sol

El cuidado posterior de la piel es tan importante como la protección frente al sol para evitar la exfoliación, la irritación y la sequedad de la piel. Existe una gran variedad de cremas hidratantes infantiles para después del sol que puedes usar. Pero es recomendable consultar con el pediatra acerca de qué productos utilizar, ya que en el mercado muchas veces no existen los controles de calidad necesarios, y es él quien sabrá asesorarte acerca de lo mejor para el cuidado de tu bebé.

Author: Revista Saludhable

Share This Post On