Día Internacional de la Espina Bífida

El 21 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Espina Bífida, declarado de interés social por el Ministerio español de Trabajo y Asuntos Sociales.

La Espina Bífida es una alteración que tiene como común denominador una variedad de anomalías que aparecen en los arcos vertebrales. Teniendo en cuenta que el desarrollo de la columna, la médula y las meninges son un proceso extraordinariamente complejo, es lógico que sea susceptible de sufrir durante la vida embrionaria unos desórdenes en su información, resultado del cual será una serie de malformaciones que van desde la piel hasta la médula.

Es, pues, un defecto de la columna vertebral que se manifiesta por una falta de fusión de uno o más arcos vertebrales posteriores con o sin protusión y displasia de la médula y las meninges. La mayoría de las veces está localizada en la parte mediana posterior, aunque hay alguna descripción en la literatura, de situación anterior con protusión intraabdominal.

Otras veces la lesión sólo afecta a la mitad de la médula. La localización es desde el cráneo, en la región occipital y algunas veces frontal (encéfalocele), hasta la región sacrocoxígea.

Este fallo en el desarrollo se produce entre la segunda y la tercera semana de gestación. Parece que el momento clave para la espina bífida abierta es el 28 día de desarrollo.

De cada 1.000 concepciones hay, aproximadamente, unos 150 abortos y de los embarazos que llegan a término, 1 de cada 1.000 presentan una malformación por cierre incompleto que afecta al cordón espinal y al cerebro.

Las malformaciones congénitas son, en realidad, la secuela o cicatriz de una lucha que el organismo ha mantenido, casi siempre, en una fase precoz. Puede considerarse como huella de un accidente intrauterino, que a veces es totalmente inevitable, por ir predestinado en el plasma germinal.

Los niños que presentan grados menores de espina bífida y pocas secuelas al nacer, ofrecen excelentes posibilidades de desarrollo mental y físico, pero siempre hay preocupación por la calidad de vida de aquellas otras que presentaban formas graves de la nombrada malformación.

Author: Revista Saludhable

Share This Post On